Pray For Iran
Language:    عربي     English     Español     فارسی     Français     日本語     한국어     Portugues     Русский     Svenska
Día 39

2 de julio del 2006

‘Las mejores tres semanas de mi vida las pasé en Irán en el año 1973’ - le decía esto una mujer mayor americana a un líder Cristiano iraní.

Hace años cuando el anterior Shah de Irán había abierto los mercados nacionales iraníes a los productos del exterior y había promovido el consumismo; en aquellos tiempos cuando los turistas regresaban a casa de las playas soleadas del Mar Caspio para narrar sus historias de Noches Árabes, y cuando los misioneros extranjeros estaban asombrados por el nivel de libertad que fueron otorgados aún siendo un país islámico, era muy fácil amar a Irán.

Pero de repente todo cambió después de 1979. Surgieron en los boletines noticieros de los medios de comunicación de los países del oeste imágenes de jóvenes Musulmanes con barba, cargando con Kalashnikovs y gritando "¡Muerte a América!" Las imágenes de las playas serenas y las acogedoras ciudades de la costa iraníes dieron lugar a las imágenes de rehenes americanos, de ciudades destruidas por la guerra, y de Ayatollahs que fomentaban la destrucción de Israel y América. Irán llegó a ser el sinónimo del terrorismo, el fanatismo religioso, y más recientemente, sinónimo de las bombas nucleares.

Rápidamente, los iraníes perdieron el respeto que antes habían disfrutado en el mundo, y cualquier persona que fuera titular de un pasaporte iraní se consideraba ser sospechoso. En poco tiempo aún el mundo Cristiano estaba convencido de que Irán era un país cerrado. Al fin y al cabo, fue un país en el cual el gobierno había cerrado la Sociedad Bíblica, había arrestado y matado a los líderes Cristianos, y mostraban discriminación contra los Cristianos. La mayoría de las organizaciones y patrocinadores misioneros estaban más que dispuestos a dedicar sus recursos a otras partes del mundo, pero Irán no era ni siquiera una posible consideración.

Aún así los iraníes de hoy son más abiertos al Evangelio de lo que eran antes de la revolución. Después de años de guerra y batallas y de odio, los iraníes, la mayoría de los cuales ni aún habían nacido cuando comenzó la revolución, sienten que han sido engañados y que aquellos que le prometieron una utopía islámica los defraudaron, y añoran otras alternativas. Y cuando ven el amor de Cristo mostrado por los Cristianos que hay entre ellos, inmediatamente ellos sienten la diferencia y son atraídos a ello como un imán.

Pablo dice que la única cosa que cuenta es la fe expresándose a través del amor. Teniendo esto en mente vayamos ante nuestro Padre amoroso:

  • Ore que Dios traiga convicción a la Iglesia global para alcanzar a los iraníes en fe y amor para que puedan probar y ver que el Señor es bueno. Ore que el temor y las percepciones negativas acerca de Irán sean reemplazados por el amor profundo de Dios y del cuidado que tiene por las personas.
  • Ore que los Cristianos y las iglesias iraníes así como los que no son iraníes demuestren de forma práctica, su amor por Irán al dedicar recursos adecuados para misión a Irán.
  • Ore que el amor de Cristo convenza a los Cristianos por todo el mundo a alcanzar a los iraníes en sus comunidades. Ore que Dios les dé pasión, valor y sabiduría para compartir el Evangelio con los individuos y las familias, y que los ganen para Cristo.

Muchísimas gracias por orar.

¿Preguntas?

Por favor comuníquese con nosotros si tiene alguna pregunta o problemas con el sitio Web Pray For Iran (Ore Por Irán). Para formular preguntas generales por favor escríbanos a support@prayforiran.org. Para asuntos técnicos por favor escríbanos a site@prayforiran.org.

| | Login